domingo, 25 de diciembre de 2011

Nightmare "for" Christmas

Casi sin quererlo y alejándose del tópico que nos inunda estos días, esta película se ha convertido en un clásico a degustar en estas fiestas. Pero en cierto modo y yendo más allá, no nos alejamos tanto de la fiesta navideña siendo testigos de esta hermosa fábula. Porque aquello que algunos estamos cansados de ver al salir a la calle o al quedarnos en casa (luces parpadeantes, guirnaldas, bolas, abetos decorados, estrellas…), es lo que realmente anhela el protagonista del cuento, y con lo que queda maravillado al cruzar el árbol que lo lleva a la ciudad de la navidad.

Siendo sinceros no anhelo lo mismo que Jack, esta época no es de mi especial agrado la verdad, y es que, aunque me sienta identificado con él, no es de la misma forma. Todos ansiamos tener lo contrario de lo que tenemos. La monotonía nos invade a cada instante, tenemos el culo de mal asiento, por lo que intentamos buscar algo que nos saque de la rutina, de lo típico. Es navidad… joder, voy a ver cine de terror o de acción.
Pero la cuestión es que no somos tan dueños de nosotros mismos como creemos, y siempre se nos cuela la representatividad del instante por debajo de la puerta para recordarnos que, aunque no nos apetezca o no queramos, haremos algo acorde con el ambiente (un ejemplo es que apetezca ver Eduardo Manostijeras en estos días).

Bueno, no me enrollo más con pamplinas. Solo os insto, como hago a siempre, a que disfrutéis con lo que disfrutáis (maravillosa redundancia, ¡dibs!) y aprovechéis cada instante que os saque de la rutina.

Palillo pudo notar que su árbol de Navidad 
parecía un churumbel bastante más sano que él. 

La Melancólica muerte del chico ostra - Tim Burton


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Inmortal

-¿Estás seguro? –preguntó la chica. Era una pregunta cuya respuesta, aunque no fuera sincera, sabía.

-Sí –contestó su amigo sin dar pie a una conversación.

“Obvio”, pensó la chica, aunque sabía que no era cierto, pero no quería ser cansina. Él no estaba de humor para preguntas que no llevaban a ningún sitio ni para cuestiones de última hora. Sabía que lo había meditado una y otra vez. Había incluso hecho una tabla de pros y contras en su cuaderno de notas.
-Nick –dijo la chica algo cohibida –sé que te lo he preguntado hasta la saciedad, pero ¿por qué?

El chico aludido suspiró:
-Es cierto, no estoy seguro, pero tengo que hacerlo.

-¿Quién te dice eso? –preguntó la chica violando su norma de no agobiar con preguntas, pero ésta la creía necesaria.

-Yo. Por mí… sabes que si no lo hago moriré… caeré en ese mundo de cuerpos perdidos que creen que tienen alma… -se le atragantaron las palabras. Todas querían salir, pero ninguna se atrevía por miedo a no ser aceptada.

-Nick, nunca he juzgado lo que haces, nunca he juzgado lo que hiciste y sentiste, pero quizás esta no sea la forma. Sí el fin, pero no la forma –se acercó a él -y ambos sabemos que no lees a Maquiavelo –le sonrió fugazmente por si el chico quería compartir aquella sonrisa, pero no lo hizo. Se limitó a mirar a la nada mientras el cielo, antes salpicado de trazos violetas, anunciaba el ocaso con un tinte anaranjado fruto del astro que decía adiós al día para desatar su fulgor sobre la otra parte del mundo. -¿Nick? –preguntó ella viendo que no obtenía respuesta.

-¿Qué? ¿qué quieres que diga, que me equivoqué? ¿Qué la cagué? –se volvió con enfado –Pues sí, eso hice, pero no por haberlo dejado, sino por haberlo empezado. Por haber sido un iluso confiado… Ahora me dirás que no hay que arrepentirse de lo que se hace sino de lo que no se hace. Una mierda. –bramó sin darse cuenta que su amiga se había encogido hasta el tamaño de un zapato y cohibida permanecía a su lado con la barbilla temblando.

-No sé por qué me has pedido que viniera –una lágrima surcó su rostro sin que le diera tiempo a poder reprimirla y al absorberla su voz se truncó.

Nick se volvió hacia ella. Era un idiota, un insensible, un desagradecido:
-Joder, yo… lo siento… -se acercó a ella para abrazarla, pero ella le rehuyó.

-No, Nick, he aguantado tus quejas, tus humos, tus idas y venidas y hasta detalles los cuales no quería saber. Te he aconsejado sin dejar que me influyera demasiado, pero no puedo más –¿era despecho, frustración o realmente lo sentía?

Nick no supo que decir. Disculparse de nuevo iba a sonar tan vacío como antes, además solo un loco repite lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes. Se acercó e intentó abrazarla de nuevo, pero ella se negó. Él le cogió los brazos, los apartó y pudo por fin rodear su cuerpo sin violencia pero sí con prontitud. La chica intentó zafarse, aporrear y empujar a Nick, pero él no la soltó. A los pocos instantes ella se rindió y apretó los ojos para reprimirse. Él la beso en la mejilla, salada, donde sus lágrimas habían dibujado finos hilos cristalinos. En ese instante se acercó a su oído y pronunció la disculpa más sincera que jamás había dicho. Como si de un sedante se tratara, la muchacha se calmó y lo miró a los ojos cuando se separaron. Estaban emborronados, lo que hacía que su marrón pareciera más claro aún.
Chloe no supo cómo decírselo, así que escogió solo tres palabras que estuvo segura que entendería:
-No soy inmortal –y se dio la vuelta dispuesta a marcharse con su pelo al viento despidiendo la esencia que Nick tan bien conocía. Inundó sus sentidos y lo trasladó a otra época. No olía a perfume, ni a champú, olía a ella, a su ropa, a su habitación, a sus libros.

El chico no dijo nada. Miró de nuevo al horizonte, esparció las cenizas de lo que en su día fue alguien, o los recuerdos de alguien y corrió en busca de su amiga guiado por su aroma.
Acababa de recuperar de nuevo la inmortalidad, ahora le tocaba a él ayudarla a recuperar la suya.

Y mientras el sol moría en un último destello, la oscuridad pedía permiso para besar sus almas.


Bullet for my Valentine-Tears don't fall (acoustic)

domingo, 11 de diciembre de 2011

Cerrar puertas

CERRANDO PUERTAS Paulo Coelho

Hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cuando insistimos en alargarla más de lo necesario, perdemos la alegría y el sentido de las otras etapas que tenemos que vivir.
Poner fin a un ciclo, cerrar puertas, concluir capítulos… no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya terminaron. ¿Me han despedido del trabajo? ¿Ha terminado una relación? ¿Me he ido de casa de mis padres? ¿Me he ido a vivir a otro país? Esa amistad que tanto tiempo cultivé, ¿ha desaparecido sin más? Puedes pasar mucho tiempo preguntándote por qué ha sucedido algo así. Puedes decirte a ti mismo que no darás un paso más hasta entender por qué motivo esas cosas que eran tan importantes en tu vida se convirtieron de repente en polvo.
Pero una actitud así supondrá un desgaste inmenso para todos: tu país, tu cónyuge, tus amigos, tus hijos, tu hermano; todos ellos estarán cerrando ciclos, pasando página, mirando hacia delante, y todos sufrirán al verte paralizado.
RECUERDOS. Nadie puede estar al mismo tiempo en el presente y en el pasado, ni siquiera al intentar entender lo sucedido. El pasado no volverá: no podemos ser eternamente niños, adolescentes tardíos, hijos con sentimientos de culpa o de rencor hacia sus padres, amantes que reviven día y noche su relación con una persona que se fue para no volver. No podemos ser empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Todo pasa, y lo mejor que podemos hacer es no volver a ello. 
[…]
Todo en este mundo visible es una manifestación del mundo invisible, de lo que sucede en nuestro corazón. Deshacerse de ciertos recuerdos significa también dejar libre un espacio para que otras cosas ocupen su lugar. Dejar para siempre. Soltar. Desprenderse. Nadie en esta vida juega con cartas marcadas. Por ello, unas veces ganamos y otras, perdemos. No esperes que te devuelvan lo que has dado, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor.
Deja de encender tu televisión emocional y ver siempre el mismo programa, en el que se muestra cómo has sufrido con determinada pérdida: eso no hace sino envenenarte. Nada hay más peligroso que las rupturas amorosas que no aceptamos, las promesas de empleo que no tienen fecha de inicio, las decisiones siempre pospuestas en espera del "momento ideal".
La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando puertas abiertas "por si acaso", nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.
Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
DEJARLO IR. Antes de comenzar un nuevo capítulo hay que terminar el anterior: repítete a ti mismo que lo pasado no volverá jamás. Recuerda que hubo una época en que podías vivir sin aquello, sin aquella persona, que no hay nada insustituible, que un hábito no es una necesidad.
Puede parecer obvio, puede que sea difícil, pero es muy importante. Cerrar ciclos. No por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, sino porque, sencillamente, aquello ya no encaja en tu vida. Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo.
Deja de ser quien eras, y transfórmate en el que eres…Esa es la vida…


Papa Roach-Scars

viernes, 9 de diciembre de 2011

Little Fish



"Un hombre cuenta sus historias tantas veces que al final él mismo se convierte en esas historias. Siguen viviendo cuando él ya no está. De esta forma, el hombre se hace inmortal"

"Hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco a zarpado, que solo un iluso seguiría insistiendo. Lo cierto es que yo siempre fui un iluso"

"Cuanto más difícil es hacer algo, mayor es la recompensa que te espera al final"

"Lo fascinante de los icebergs es que sólo ves el 10%, el otro 90% está bajo el agua y no lo ves. Y contigo es lo mismo papá, solo veo un trocito que sobresale por encima del agua"

"Algunos peces no se dejan pescar. No es que sean más rapidos, o mas fuertes que los otros peces. Es solo que han sido… como tocados por la gracia. La Bestia era uno de esos peces"


Pearl Jam-Man of the Hour
Hoy estoy algo tonto, y tenía que meter en una misma actualización a Tim Burton, algo de mi vida y el viaje que he hecho esta semana. Creo que he conseguido las tres cosas... a lo cutre, pero bueeeeno ^____^

sábado, 5 de noviembre de 2011

Dance with Death...


...Y bailar con la muerte no es buen plan... yo prefiero que me mates tú a bailar...


jueves, 3 de noviembre de 2011

Soy el otoño...


Me encanta, la adoro, no puedo decir otra cosa de la lluvia en otoño. Al contrario que a mucha gente, a mí me anima, lo que me lleva a pensar que he nacido en la región equivocada...

Y más que nunca me doy cuenta de que el otoño se asemeja a mí, a mi forma de ser cambiante; si tuviera que ser una estación sería otoño. No me gusta el calor aunque haya nacido en agosto, ni soy frío como el gélido invierno. Soy una mezcla, soy el otoño. Un día hace sol y al siguiente el cielo se cubre de nubes y te deleita con un concierto de gotas.
Pero es que aún me gusta más esta estación porque al igual que mi personalidad cambiante, hace que mi vida también dé giros inesperados y radicales. Hace una semana, en menos de dos días mi enfoque y mis planes tomaron otro rumbo, y como siempre, me hago la misma pregunta ¿a dónde me llevarán? ni idea, y eso es lo mágico, tan mágico como los tímidos rayos del astro rey a través de la lluvia.

Editors-Escape the nest
Look up 
Through the trees to feel as small as you can
You hear the clocks counting down
The nights are longer now than ever before
But now you see
The lights from the town.


jueves, 6 de octubre de 2011

Movie speech (III)

Gran consejo de parte de uno de mis personajes literarios favoritos; Tyrion Lannister, el Gnomo, de la saga Canción de Hielo y Fuego.
NOTA: diálogo a partir del minuto 0:45



Tyrion: Let me give you some advice, bastard. Never forget what you are. The rest of the world will not. Wear it like armor, and it can never be used to hurt you.
Jon: What the hell do you know about being a bastard?
Tyrion: All dwarfs are bastards in their father's eyes.


sábado, 1 de octubre de 2011

Tardes de otoño

Inequívocamente había llegado el otoño; las hojas de los árboles se tornaban de gamas marrones y anaranjados en un festival de tonalidades acompañado de las lluvias que ponían la nota musical y convertían las hojas caídas en un manto de hojarasca que amortiguaba los pasos de los viandantes. Estos habían sacado ya la ropa algo más abrigada del fondo de sus armarios. Las temperaturas comenzaban a descender y nadie quería pillar un resfriado en esta época en la que el tiempo aún no se aclaraba del todo.
Alastair observaba eso y mucho más mientras paseaba a su perro, un golden retriever que algún desaprensivo había abandonado hacía unos 4 años sin saber la joya que tenía en sus manos. Iba inquieto, mirando hacia todos lados con los ojos muy abiertos, las orejas arriba y la lengua fuera. Él también lo había notado y no quería perderse nada.
Tranquilo, Archy, le decía cada vez que se emocionaba porque había visto alguna ardilla y tiraba de la correa, ahora vamos.

El verano había pasado, eso estaba claro, y con él Chloe. No la había vuelto a ver desde aquella única vez, en la noche más solitaria de su vida. Ella estuvo allí, y quizás sin proponérselo lo sacó de su mísera rutina, la cual daba vueltas alrededor de una chica, la que lo había abandonado.
Había superado aquello, aunque aún estaba algo reticente con ella. La había visto y aunque había intentado evitarla, cuando se encontraron la trató lo mejor que pudo sin importarle lo que le había pasado entre ellos. No sería Alastair quien la pusiera en su lugar. El tiempo lo haría, las circunstancias y el mundo lo haría. Cada uno recibe lo que siembra.
El caso era que Chloe no había estado allí para darle el abrazo que había necesitado, pero tampoco se lo echaba en cara. No tenía por qué estar allí, había hecho mucho y significado mucho cuando más falta le había hecho y se lo agradecería siempre. Quizás algo la puso en su camino para aquel momento únicamente, quizás había existido para él solo en aquel instante. Todos tenemos una función en la vida de alguien y es difícil cambiarla. Podemos ser amigos, conocidos, mejores amigos, enemigos, novios, amantes o rollos de una noche, pero cambiar ese status no es fácil. Esa podía ser la razón de que no hubiera vuelto a encontrarse a aquella muchacha de cara dulce y labios más dulces aún.
Vale, Archy, aquí mismo le quitó la correa y lo dejó a sus anchas por el amplio césped del parque.

Se sentó apoyando su espalda contra el tronco de un árbol en el instante en que su perro le trajo una rama de un par de palmos de larga. Alastair se la lanzó y Archy corrió a buscarla a la carrera, trayéndola sin mucho esfuerzo. Así varias veces, hasta que Archy se cansó y se dedicó a perseguir ardillas sin llegar a coger ninguna, quizás porque ellas no se dejaban o porque las dejaba ganar. Si algo tenía en común Alastair con su perro, era que a ambos los habían abandonado, pero seguían respetando a los demás.
Se le había dormido el trasero y necesitaba estirar las piernas. Se levantó.
Tienes un perro precioso, una voz femenina a sus espaldas. La última vez que te vi no me hablaste de él. Alastair se giró y el corazón le dio un vuelco a la vez que una amplia sonrisa se dibujaba en sus labios. Puede que cuando estamos tristes solo recordemos a los que nos han dejado y no los que permanecen a nuestro lado, dijo la chica. En ese caso, espero que no me hayas recordado mucho.


El chico creía saber a qué se refería, pero aún así no supo qué decir. Chloe se sentó donde él había estado y Archy fue hacia ella y le lamió la cara entusiastamente. ¿Es posible que Alastair sintiera celos de su perro? Vaya estupidez, es un perro, cada uno tenemos nuestra función y nuestro sitio en la vida de alguien.



Foo Fighters-Walk

martes, 20 de septiembre de 2011

Los consejos son una especie de nostalgia

La vuelta a la rutina me ha dado un buen bajón, o eso o los 5 días de fin de semana que me he tirado dado a todo tipo de vicios, a la destrucción y a la desidia han sido los responsables de que la vuelta haya sido más dura.
Especial mención al caso a Auden, Mathis, Winter, Solstice, Arys, Aerín y bueno, aunque nos ha faltado Anaïs, siempre está presente, aunque se haya unido a ese grupo de gente que se me ha ido y sin embargo están en mi mente.
No voy a hablar de estos días, no, porque como siempre digo, se estropean al describirlos y más con mi mano torpe, así que voy a hablar de los días venideros, o mejor, como estoy gandulete dejaré que un vídeo lo haga por mí.



Viaja mucho, conoce gente, escribe un libro, ten un hijo y planta un árbol, porque de mi cuerpo descompuesto crecerán flores, y eso es la eternidad.


P.D: Bueno, ya que estoy, felicito humildemente en su día del nombre a ese gran genio de la literatura con el talento propio de los elegidos. Larga vida a GRRM.

martes, 30 de agosto de 2011

Movie speech (II)

Segunda entrega, esta vez (y espero que casi siempre) de manos de otra gran película.



 No sois vuestra cuenta corriente. 
No sois el coche que tenéis. 
No sois el contenido de vuestra cartera. 
No sois vuestros pantalones. 
Sois la mierda cantante y danzante del mundo.

Tyler Durden

martes, 23 de agosto de 2011

...Nobody likes you when you're 23...

Bueno, ahora que acabo de blincar los 23 me creo con cierto derecho a poner este tema y dedicarlo a aquellos que también han pasado esta cifra.


I took her out it was Friday night
I wore cologne to get the feeling right
We started making out and she took off my pants
But then I turned on the TV
And that's about the time that she walked away from me

Nobody likes you when you're 23
And are still more amused by TV shows
What the hell is ADD?
My friends say I should act my age
What's my age again?
What's my age again?

Then later on, on the drive home
I called her mom from a pay phone
I said I was the cops
And your husband's in jail
This state looks down on sodomy
And that's about the time that bitch hung up on me

Nobody likes you when your 23
And are still more amused by prank phone calls
What the hell is caller ID?
My friends say I should act my age
What's my age again?
What's my age again?

And that's about the time she walked away from me

Nobody likes you when your 23
And you still act like you're in Freshman year
What the hell is wrong with me?
My friends say I should act my age
What's my age again?
What's my age again?

That's about the time she broke up with me
No one should take themselves so seriously
With many years ahead to fall in line
Why would you wish that on me?
I never want to act my age
What's my age again?
What's my age again?

domingo, 21 de agosto de 2011

Subnorm... things, things everywhere

No tengo muchas ganas de calentarme la cabeza y ponerme a hacer un macro-resumen del finde que ha supuesto mi cumple, así que me ceñiré a las cosas materiales, porque los momentos son indescriptibles y, en cierto modo mágicos si se conservan tal y como están ahora: en mi memoria.

Mein Kampf (para los que se crean cosas raras: no soy nazi, pero para entender muchas cosas hay que zambullirse en lo más recóndito de su origen y combatir las teorías, hipótesis y leyendas urbanas).

Y fin, sí y fin. El que quiera saber más que hubiera estado presente (o pregunte).
Gracias gilis!

P.D: Los que siempre están ahí tampoco se olvidan.

De los discos Puto-Paco-lo-peta, he aquí un tema para vuestro deleite:


The Sugar Hill Gang-Jump on It

viernes, 12 de agosto de 2011

Movie speech (I)

No soy mucho de crear tradiciones, pero el aburrimiento me hace más de una vez tragarme mis propias palabras. Así que inauguro desde hoy un nuevo apartado de este blog, y he decidido llamarlo: Movie speech, en el que incluiré, cuando me dé la gana, escenas que evocan discursos acontecidos en películas. No existe temática; puede ser un discurso arengando a los ejércitos y/o a las masas, una bronca o una expresión de sentimientos.
Comenzaré pues con uno que me pone los pelos de punta y cuyo film volví a ver hace poco.



¡Fratres!
Dentro de tres semanas yo estaré recogiendo mis cosechas. 
Imaginad dónde querréis estar y se hará realidad. 
¡Manteneos firmes! 
¡No os separéis de mí! 
¡Si os veis cabalgando solos
por verdes prados, el rostro bañado por el sol, 
que no os cause temor! 
¡Estaréis en el Elisio 
y ya habréis muerto! 
¡Hermanos! 
¡¡Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad!!

Máximo Décimo Meridio

martes, 9 de agosto de 2011

Rainy sun-sunny rain


 Red Hot Chili Peppers-Road Trippin'
Me gusta cuando las cosas coinciden.
Gracias imbéciles ;)

domingo, 7 de agosto de 2011

Universes, universes everywhere

Creo que hasta ahora no había hecho ninguna entrada de divulgación científica (con lo que a mí me chiflan estas polladas) o que lo pareciera. Bueno, en ese caso, ale, es lo que toca hoy, bazofia para algunos, material útil y provechoso para otros. Intentaré hacer una reflexión de las mías que quede enmarcada en el tema, pero no prometo nada.
Los universos paralelos (podría hacer el clásico chiste, pero paso) es una hipótesis física, en la que entran en juego la existencia de varios universos o realidades más o menos independientes. El desarrollo de la física cuántica, y la búsqueda de una teoría unificada (teoría cuántica de la gravedad), conjuntamente con el desarrollo de la teoría de cuerdas, han hecho… 

Espera, espera, espera ¿qué haces? ¿esta es la clase de mierda aburrida que quieres ofrecer? Anda, déjate de cagadas de la wikipedia y escribe algo aunque sea medianamente decente y sacado de esa limitada mollera tuya ¬¬)
Bueno, lo intento de nuevo, disculpad U_u

Siempre me había preguntado qué pasaría si un día me encuentro con mi otro yo por la calle, con un yo quizás alejado en el tiempo o en el espacio (o ambas cosas), un yo que, obviamente no sería yo, sería una especie de cornucopia del yo real que soy yo. ¿Pero es cierto que mi yo es el real? ¿tan seguro estoy? Pues a día de hoy no. A día de hoy y gracias a señores que han ahondado más profundamente en estos temas (y más expertos que un servidor) me han hecho pensar que ahora mismo, a miles de millones de años luz en el espacio existe otro Miguel que no está escribiendo en este blogger (o sí, pero por el cambio es rubio con ojos azules). Un yo que quizás sea rico, o que viva en un país en guerra y esté pasando hambre, o que está casado o que incluso puede que aún no haya nacido. O un mundo en el que los conejos dominan el mundo, Hitler ganó la Segunda Guerra Mundial o se ha descubierto la vacuna contra el SIDA, a saber.
De pequeño, al igual que muchos niños fantasiosos, pensábamos que los espejos (esas cosas lisas donde nos reflejamos) eran la entrada a otro mundo, que había otro niño al otro lado que hacía las mismas cosas que nosotros, pero que puede que al darnos la vuelta él no lo hiciera y a nuestras espaldas se riera de nosotros. Con el tiempo nos han enseñado que los espejos son lo que son (perdón por la tautología), una superficie pulida en la que al incidir la luz, se refleja siguiendo las leyes de la reflexión… bla bla bla, ni más ni menos, dejémonos de mariconadas de Narnia.

Me he dado cuenta que me está quedando una mierda tan gorda como si hubiera copiado el artículo de la wikipedia o algún párrafo de algún libro de Stephen Hawking. No sé, son temas que me parecen interesantísimos, más que nada porque me proporcionan momentos de divagaciones sin una sola calada de marihuana. Cada uno… yo que sé, hay gente que va a misa. Pero bueno, dado que esto es más personal, me lo estoy pasando bien escribiendo y en mi blog puedo poner lo que me salga de las narices (si luego pierdes seguidores no te quejes), pues continúo.

Puede que mi limitado conocimiento sobre temas de mecánica cuántica, tan solo cultivados a raíz de documentales y una breve educación en el instituto, no den para mucho, pero lo intento.
Si cambiamos de tercio (de manera brusca) podemos incluso plantearnos si esos universos paralelos están entre nosotros, imperceptibles y ajenos a la capacidad humana para captarlos. Si nos volvemos místicos, ¿podrían los fantasmas y espíritus ser la manifestación física de la existencia de un universo paralelo donde esas personas que en nuestro mundo están muertas aún siguen vivas? Bueno, podría ¿por qué no? Cada uno puede plantearse sus enigmas y creer en lo que le dé la gana.
Otra cosa que siempre me había preguntado es como sería discutir, pelear o dialogar conmigo. Sí, ya sé que eso lo resuelvo preguntando a los que me rodean y me aguantan, pero quiero decir la sensación de tenerte delante a ti mismo. Lo más seguro es que ni ese yo pensara igual que yo, porque en ese universo paralelo quizás ha pasado por experiencias diferentes y conocido a gente diferente.
Es por tanto que ninguna mente de las que podrían leer esto no ha dejado de plantearse qué pasaría ahora, dónde estaría ahora si yo aquel día hubiera escogido aquella opción, o qué pasará si ahora escojo esto, dónde me llevará, a quién conoceré. Son los múltiples caminos que ofrece la vida y puede que si juntamos todos los universos tengamos las infinitas posibilidades que nos llevarán a conocer al hombre o mujer de nuestra vida (o no), a tener determinado trabajo, que nos pasen una serie de acontecimientos (buenos o malos), viajar, gente que nos lleva por otros caminos. Yo por mi parte, evalúo la situación actual de mi vida y me planteo cómo he llegado aquí; decisiones, elecciones forzadas, amistades truncadas (o creadas), relaciones pasadas, ideas de última hora… Por ese motivo intento no cerrarme en decisiones y mantener un abanico amplio (aún así muy pequeño comparado con la infinitud de posibilidades), intentar hacer cosas, cuantas más mejor, conocer gente y darles la oportunidad de que me ofrezcan lo que tienen o quieren dar, y mil cosas más.
Bueno, creo que para picaros la curiosidad y, no digo que os metáis a la carrera de física ahora mismo, para haceros pensar sobre lo que rodea el mundo y nuestra vida es suficiente mierda la que he escrito ya.

Os dejo el primer link del documental de la BBC por si os interesa: BBC documental. Universos paralelos (parte 1 de 5)

Bueno, pasadlo bien, dejad que vuestra mente divague y aprovechad vuestro tiempo libre, ese lugar donde realmente sois libres.

Este tema solo me puede traer una canción:


miércoles, 3 de agosto de 2011

...modern love...

Esta vez paso de palabras y mejor dejo una imagen (ya sabéis que dicen que una imagen vale...). No sé si será porque estoy gandulete escribiendo o trabajador dibujando. Quiero creer que lo segundo, así que ahí dejo eso mientras se me ocurren nuevas formas de expresarme.



Bloc Party-This modern love

viernes, 29 de julio de 2011

Eternal Sunshine...


-Pensé que quizás estabas chiflada, pero eras excitante.
-Ojala te hubieras quedado.
-Yo también lo desearía. Ahora desearía haberme quedado y haber hecho muchas cosas. -con mirada melancólica.
[...]
-Joel ¿y si esta vez te quedaras?
-Salí por la puerta, no me queda ningún recuerdo. -como resignado.
-Vuelve y al menos inventa una despedida. Finjamos que la tuvimos.
Mientras la casa se derrumbaba como un castillo de arena ella bajó las escaleras hacia donde estaba él:
-Adiós, Joel. -y lo besó.

Dikers-Ronco Invierno

lunes, 25 de julio de 2011

¿Surrender?


Hoy por hoy aún lo pienso, más me lo planteo cada día, pero una maldita fuerza me impide hacerlo. A veces odio ser así, perseverante en algunas cosas e inconstante en otras. Aclárate ya, maldito infierno que llamo cabeza y deja de complicarte y complicarme. 

martes, 12 de julio de 2011

Noches de verano

Todos los edificios que rodeaban el parque tenían ocho plantas excepto uno que era de siete. Los había contado varias veces intentando evadirse de lo que le rondaba por la mente. Pero no los contó lo suficiente, porque los pensamientos volvieron a él.
Estaba en un rincón del parque, con sus acostumbradas ropas oscuras de verano, una postura informal y la mente a kilómetros de distancia, intentando pasar desapercibido para los pocos transeúntes que a esa hora pasaban por allí. Pero no debió hacerlo demasiado bien, porque una figura menuda de piel clara se dirigió hacia él. El muchacho dio por hecho que pasaría de él, lo miraría de reojo al pasar por su lado y volvería la esquina sin recordar siquiera su rostro, pero no fue así. ¿Hola? dijo. El chico sonrió algo contrariado. ¿Puedo sentarme aquí? preguntó de nuevo la chica. Claro que puedes, pero no prometo ser agradable, le contestó el muchacho con semblante ausente. La chica dudó un instante. Tranquila, no estoy borracho, ni fumado ni soy un psicópata asesino, dijo de broma para tranquilizarla. Ella se sentó finalmente a su lado a metro y medio.
Permanecieron callados un buen rato, hasta que el chico reunió fuerzas para hablar: siento si suena mal y no es mi intención, pero ¿qué haces aquí? La chica lo miró algo ofendida, yo también podría preguntarte lo mismo, dijo, pero me da rabia que me respondan con otra pregunta, así que… vengo aquí casi todas las noches.
¿A pensar? Preguntó el muchacho sin saber por qué. ¿Tú has venido a eso? preguntó la chica, perdón, has preguntado primero, se disculpó, a veces sí, esta noche simplemente quería estar sola. El chico sonrió, pues parece que te he fastidiado la noche, lo siento. Te diría que me iría si me lo pidieras, pero te estaría mintiendo. No pienso moverme de aquí. La chica lo miró con el ceño fruncido, tampoco quiero que lo hagas.
El silencio de nuevo los envolvió, solo algún coche que pasaba por la gran vía cercana lo rompía.
¿Cómo te llamas? dijo al fin la chica. El muchacho pensativo finalmente respondió, Alastair, mirándola de reojo. Venga ya, ese no es tu verdadero nombre, se rio la muchacha mirándolo sin estar del todo segura. No, claro que no, pero es interesante que no sepamos nuestros nombres, sonriendo. Si tu lo dices… pues mi verdadero nombre es… iba a decírselo, pero él no quería saberlo. No me lo digas, Chisss! Invéntatelo, con premura. Jooo, vale pues… Chloe, dijo finalmente. Bueno, no es muy original, pero es bonito, sentenció el muchacho. No he tenido mucho tiempo de pensarlo, así que no te quejes, se mordió la lengua, bueno y ¿en qué piensas ahora? No sabía cómo decírselo, no sabía siquiera si decírselo, en corazones rotos y mal cosidos, contestó al fin y por primera vez la miró a los ojos. Eran negros y enormes, en una cara en forma de corazón con una pequeña nariz y unos labios carnosos y rosados. Tenía un lunar pequeñísimo bajo el labio y el pelo negro y recogido. Le pareció guapísima.  En ese instante lo miraba con cara de consternación. Te lo dije, no prometía ser agradable, dijo el chico volviéndose a la nada. No te preocupes, muchas veces necesitas que un desconocido te escuche para sentirte bien, y en mi caso me gusta escucharte, le puso una mano en el hombro. De nuevo el silencio.
No he podido dejar de fijarme, pero, ¿por qué tienes el móvil en la mano todo el rato? Si quieres decírmelo, claro, preguntó la chica cohibida.
¿Has escuchado una canción que dice? “You came on your own, and that's how you'll leave, with hope in your hands, and air to breathe…” dijo entonándola, bueno te traduzco, que mi pronunciación es un poco pésima; “por tu cuenta viniste y de ese modo te marcharás, con esperanza en tus manos y aire que respirar”. La chica se quedó sin saber qué decir. Eso es lo que tengo en las manos, la esperanza de una llamada que jamás llegará, le respondió el muchacho algo triste y resignado. ¿Quién sabe? Quizás llegue y entonces me tengas que dejar sola, dijo Chloe. Por un instante Alastair no sabía qué quería, así que hizo lo que peor sabía hacer y era aprovechar los momentos y disfrutarlos como si fueran únicos
Hablaron largo rato. Sobre lo perra que es la vida, sobre la muerte, sobre el verano, sobre la alegría, sobre la tristeza, sobre las relaciones, sobre el sexo y también sobre temas tan mundanos como el cielo nublado.
Era tarde, las ventanas de los edificios que los rodeaban estaban apagadas ya, y ambos no tenían o no querían decirse nada más. El chico le tendió la mano, ella se la estrechó y le dio un beso en los labios. Un beso dulce, sin compromiso, sin pasión, sin amor, un beso natural como la noche misma, como el rato que habían pasado, y sin saber si volverían a verse, se alejaron el uno del otro sin volver la vista atrás.

Snow Patrol-Chasing cars